Relaciones de dos en adelante… Primera Parte

opnerealHace meses que me vienen pidiendo que hable sobre “relaciones abiertas” ya que al parecer el tema se ha popularizado no es sorpresa que tantos estemos queriendo saber un poquito más. Lo he postergado por varias razones, primero porque no es algo que pueda respaldar con estadísticas y estudios. Desde ahora aclaro que esto se basa en mi propia reflexión; no intento recomendar, promocionar ni decirles qué hacer, lo que quiero es informar para quitar el prejuicio y, además, ojalá, que cada quien tenga la curiosidad de reflexionar sobre estas cosas con la libertad que quizás antes no tenían.

Aclaro, el espectro es AMPLIO. Y no, no todo es lo mismo; gran diferencia en poliamor y swingers, o en una relación abierta y un ocasional trío. El tema es denso, complicado y largo, por eso lo iré dividiendo en partes.

Lo primero que a muchos se les viene a la mente cuando escuchan que alguien está en una relación abierta (entiéndase no-monógama) es la falta de compromiso, la promiscuidad, el relajo de que cada quién haga lo que le da la gana. De repente también lo asocian con falta de seriedad, que eso no es fidelidad, que es antinatural o imposible, y sobre todo que una relación abierta o no-monógama, no constituye una verdadera relación de pareja.

Hay suficiente evidencia para desmitificar que somos monógamos por naturaleza; nuestra propia anatomía sexual lo prueba: “Junto con un pene adaptado para la competencia de espermatozoides, los testículos humanos sugieren que las mujeres ancestrales tenían varios amantes durante un ciclo menstrual” (Christopher Ryan and Cacilda Jethá. SEX AT DAWN. 2010). Nuestra propia historia también: “La monogamia como forma de control a la mujer y su reproducción. ¿Cuáles son mis hijos? ¿Quién hereda las vacas cuando muera? La fidelidad como pilar de la sociedad patriarcal, se refería al linaje y la propiedad, no tenía nada que ver con el amor” (Esther Perel. Mating in Captivity. 2007). La información sobre esto es extensa así que no voy a adentrarme, pero les recomiendo leer por lo menos estos dos libros, si quedan con dudas…

Partiendo de que la monogamia no es lo natural (ni la no-monogamia, lo natural es la variedad) sino la forma de relación más común, creo que es importante empezar diciendo que se ha impuesto como un molde en el que todos deberíamos de encajar, o por lo menos tratar. El problema es que con el porcentaje de divorcios alcanzando casi el 50% (al menos en Costa Rica*) tenemos que considerar que en ese molde no están logrando encajar una gran parte de las relaciones, y el hecho de que no “encajen” no significa que no son igual de válidas, amorosas o comprometidas que las comunes.

No es que tengamos que renunciar a la monogamia, pero tampoco debemos forzar que nos funcione (sacrificando quizás demasiado). En lugar de esto, al menos a mí me gusta la idea que cada pareja proponga o defina su relación. Esther Perel, famosa sexo terapeuta de parejas, dice que no sería la primera vez en la historia que estamos redefiniendo este concepto; antes la monogamia era una persona para toda la vida; unas cuantas décadas atrás lo definíamos como una persona a la vez… ¿y ahora cómo queremos definirlo?

El escritor, comentarista, periodista y podcaster ( SavageLoveCast ) sobre sexo y relaciones, Dan Savage, creó el término “monogamish” que da a entender una relación casi monógama o monógamo-flexible, en el sentido que (para él y su esposo) hay un compromiso como pareja pero hay flexibilidad en cuanto a poder ocasionalmente acostarse con otros. El término se ha popularizado y muchas parejas lo han adoptado, aunque cada una con su propio set de reglas.

A diferencia de la monogamia, con las relaciones no-monógamas no hay un modelo –one size fits all– sino que hay muchas posibilidades:

Relaciones abiertas (por ejemplo: emocionalmente exclusivos, sexualmente no-exclusivos) entre ellas hay híbridas (sólo uno puede tener relaciones sexuales con otros, porque la otra persona no quiere, o por otra razón); flexisexuales (uno de ellos es bisexual y su pareja esta en acuerdo que tenga sexo con personas del mismo sexo); en esto entran también las parejas swingers, o parejas que ocasionalmente tienen tríos.

Poliamorosas (tienen vínculos emocionales y/o afectivos con más de una persona a la vez y pueden -o no- tener relaciones sexuales). Existen las jerárquicas (hay una relación primaria y se establecen reglas para las relaciones secundarias) o las polifidélicas: (Tres o más personas relacionadas entre sí, pero no se pueden mantener relaciones con personas ajenas. Puede haber sexo entre todas las partes o no y puede ser a la vez o no. Cada grupo decide cómo se van a relacionar en los aspectos romántico y sexual).

Estos son ejemplos básicos, y hay que entender que la belleza está en la posibilidad de la variedad y del derecho de definir, conversar y establecer estas relaciones según nuestros criterios, deseos, limites, inseguridades, expectativas, etc.

Gracias a varias personas que se animaron a compartir conmigo sobre sus relaciones no-monogámas, podemos ver como se expresa esta variedad:

El tipo de relación que me gusta plantear es de relación abierta. Por lo general, para mí, implica algún nivel de exclusividad emocional y apertura sexual”.

Poliamorosa jerárquica. Lo que quiere decir que no somos exclusivos ni a nivel sexual ni afectivo pero queremos y fomentamos que nuestro vínculo sea el prioritario”.

“Mi esposa y yo tenemos un matrimonio abierto.  Creo que nuestro tipo de no-monogamia calza mejor bajo la etiqueta de “poliamor” en el sentido de que podemos tener relaciones afectivas con otras personas y no solo sexuales”.

“No tenemos una definición tal cual. Los límites y acuerdos los definimos conversando sobre la marcha”.

“No definimos nada; no hay ningún limite cada uno sabe y es capaz de saber que esta bien y que no, si algo sientes que está mal no lo haces. Si la otra persona quiere estar con alguien es su decisión y no sería ninguna traición; cada persona tiene derecho de estar con quien quiera y no se le debe nada a nadie.”

 “En este momento me identifico como una persona poliamorosa, tengo un vincula sexo-afectivo con un cis-hombre, y de la misma forma pero con menos regularidad (no por eso menos cariño) con una cis-mujer. Tengo otros vínculos sexo-afectivos pero no podría identificarme con ellxs como mi pareja”.

 “Matrimonio swinger y abierto, o sea que asistimos a actividades swinger como pareja y hacemos intercambios o tríos, y también cada uno tiene la posibilidad de salir con alguna persona a tener relaciones sexuales”.

“Lo más cercano sería una relación poliamorosa. Vivimos juntos y en este momento cada uno está viendo a otra persona fija.”

 

pretendmonogamy

 La pregunta que seguía era sobre limites, en el sentido que dada esta apertura ¿cómo se definían los limites?, digamos ¿qué se consideraría una traición o infidelidad?

Nuestros límites se fueron definiendo conforme fuimos construyendo nuestra relación. Hoy en día todo se avisa antes de hacerlo  (si alguno va a coger con alguien más, nos avisamos previamente porque si no, digamos, se consideraría “dar vuelta”, una traición a la confianza); No amanecemos con otra persona, el despertarse es nuestro, “el mañanero” es nuestro (se puede ir a coger con otra gente, pero se vuelve a dormir a la casa y a despertar en pareja); y por último, cualquier relación sexual que se tenga con alguien más es con preservativo (por más obvio que suene).”

“Establecemos algunos límites que nos parezcan a cada una para sentirnos cómodas, los presentamos a la contraparte y tomamos decisiones con base en ello. Esto no implica que son definitivas y que no pueden cambiar, por el contrario, es un set de reglas general para empezar a desarrollar el vínculo y se van discutiendo en el proceso en el caso de sentir alguna incomodidad o de querer cambiar algo“.

 Los establecimos por consenso y son revisados de forma periódica. Cada quien hizo una lista de límites y posibilidades por su cuenta y posteriormente las intercambiamos de manera frontal. Sólo fue aceptado lo que tuvo consenso pleno; lo demás fue desechado o bien puesto en espera para ser revisado a la luz de la experiencia.”

 Con respecto a qué se consideraría traición, sería lo mismo que en una relación monógama: ser deshonestos. A pesar de que la infidelidad de pareja como se concibe tradicionalmente es menos probable en una relación no monógama, eso no elimina la posibilidad de que hubieran mentiras, que se ocultaran cosas, o en general que se irrespeten los acuerdos que se han hecho sabiendo que sería perjudicial para la pareja”. 

Se consideraría una infidelidad hacer algo cada uno por su cuenta sin informar a la otra persona”.

 “Los límites varían dependiendo de la ocasión la única regla de oro para nosotros de momento (porque hemos hecho excepciones) es usar condón con las demás parejas o mujeres con las q estemos!

“Infidelidad digamos q no existe porque todo lo hacemos con el consentimiento del otro y celos menos!”

 Consideraríamos traición si el otro hiciera algo a escondidas porque piense que puede ser motivo de incomodidad o rechazo”.

 “Se consideraba traición si alguno lo hacía en frente del otro, nunca se habló de swingers pero sí de poder tener relaciones con otras personas responsablemente, cuidándose usando condones y así evitar algún contagio.”

tumblr_ndemuc6I8B1u0ftl6o2_1280
Lo que más rescato de estas respuestas, así como los testimonios de muchos otros alrededor del mundo, es que siendo monógamos o no, la traición o infidelidad en su sentir más profundo no es el acostarse, relacionarse o fantasear con alguien más, sino la violación, mentira o falta de honestidad sobre un acuerdo, promesa, o pacto preestablecido, dónde ambas partes sabíamos el daño que sus acciones podían ocasionar y aun así lo hicieron. Por esto, creo que hay que cuestionarse que tanto valor le ponemos al sexo en cuanto a lo que significa ser fiel o leal a una persona. Citando a Savage:

“El sexo no es lo suficientemente importante como para darle prioridad (dentro de una relación) pero es tan importante que no podes tenerlo con nadie más.”

Otro ejemplo que me hizo reflexionar sobre esto fue un comentario de un hombre que había sido sexualmente infiel a su pareja y le dice:

 Mi lealtad nunca ha titubeado. He estado ahí para vos. Cuando tu hermano vivió con nosotros durante un año mientras estaba recuperándose de su alcoholismo, cuando tuviste cáncer de mama, cuando tu padre murió, siempre estuve allí. Lo siento mucho. Nunca quise hacerte daño. Pero cuando basás toda mi lealtad únicamente en dónde la metí, es como si todo el resto no contara.” (Esther Perel. The State of Affairs )

No se trata de justificar estas acciones, porque yo sé que muchos pensarán que ser infiel sin duda es la peor traición y que no hay forma de perdonar algo así. Pero pienso que el poner la exclusividad sexual como único indicador de verdadera fidelidad, es un peso muy grande, y la cantidad de infidelidades en matrimonios lo comprueba. También considero que un acto de infidelidad no quiere decir que esa persona haya fallado totalmente en su rol como pareja o inclusive como padre/madre. Cumplir con esos roles tiene muchas más vertientes más allá de no tener sexo con nadie más.

Menciono lo anterior, porque al menos en nuestra sociedad el ser infiel o traicionar a la pareja, o “irrespetar” el matrimonio legal o religioso ha significado casi exclusivamente a tener relaciones sexuales con alguien más. Pero, ¿qué pasa si la pareja es agresiva, serruchapisos, humilla e irrespeta al otro, si nunca lo apoya, ridiculiza sus metas y logros, nunca ayuda en la casa ni con los hijos, si no se puede conversar, no hay relaciones sexuales hace años porque una parte simplemente no quiere (abstinencia sexual obligada)?

¿Qué tal si alguno paga todas las cuentas, trabaja sin parar, siempre está cansad@ por el trabajo y además de eso nunca recibe ni un abrazo al llegar a la casa, ni un gracias y mucho menos un gesto cariñoso/afectivo?… ¿No debería esto, y muchas otras cosas más considerarse una traición a la promesa de amarse y respetarse, estar ahí el uno para el otro, ser leal en las buenas y en las malas, en salud y enfermedad por todos los días juntos?

“Hay un valor mucho más fuerte en la lealtad que no toqué a nadie más por 50 años”.                                                                                                        Dan Savage. Documental Monogamish 

Esto me lleva a preguntarme muchas cosas, pero sobre todo me lleva a cuestionarme sobre cómo es la comunicación PREVIA a una relación… Esto lo dejo para la segunda parte del post:

Las parejas no-monógamas nos llevan ventaja en este escenario, porque ¿cuantas veces seres que se consideran monógamos han establecido una conversación sobre limites, conceptos, valores, moral etc. con sus parejas al inicio de la relación?


*https://www.nacion.com/gnfactory/investigacion/2017/divorcios/index.html
Material Recomendado
Libros:
Sex at Dawn de Christopher Ryan and Cacilda Jethá
Mating in Captivity de Esther Perel
The State of Affairs de Esther Perel
The Ethical Slut de Dossie Easton and Janet Hardy
Documental:
Monogamish de Tao Ruspoli
Serie EXPLAINED en Netflix. Episodio “Monogamy”
Podcast:
Savagelovecast de Dan Savage

4 comments

  1. luxcyfer says:

    La realidad que nos hace llenarnos de etiquetas y definiciones para caber en un recipiente y sentirnos identificadas … pero encontrar información de alguna manera nos va empoderando para dejar de sentirnos bichos raros y darnos cuenta que cuando se trata de amar y de ser feliz, todo depende de uno mismo.

    Liked by 1 person

  2. Monica says:

    Excelente muchas cosas que la sociedad nos hace ver malas , que bueno que ahora existe tanto lugar donde poder informarse .

    Liked by 1 person

  3. […] la primera parte de este tema (https://myisexe.com/2019/02/16/relaciones-de-dos-en-adelante-primera-parte/ ) escribí sobre las diferentes formas de relaciones abiertas, cómo algunas personas definen las […]

    Like

  4. Laura says:

    Me encantó este post! Genial que se atrevan a hablar de estas cosas. Donde una no se sienta tan “anormal” porque más bien se siente identificado con el tema.

    Liked by 1 person

Leave a Reply to Relaciones de dos en adelante: 2nda parte – isexe Cancel reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.
%d bloggers like this: